© 2023 by Alison Knight. Proudly created with Wix.com

 

Método Grinberg

Método Grinberg

 

El  Método Grinberg es una forma estructurada de enseñar a través del cuerpo. Utiliza  el tacto, la respiración, el movimiento, ejercicios físicos, herramientas de  descripción y técnicas con el objetivo de aumentar nuestra habilidad para  prestar atención. El método combina la experiencia del pasado de cada individuo  con su condición actual y sus deseos de futuro, para definir lo que se necesita  aprender. El objetivo es lograr un mejor estado de salud y una mayor libertad  personal para elegir quién y cómo ser en cualquier situación determinada.

 

Tanto si tu deseo es acabar con el sufrimiento  causado por un dolor físico, potenciar tus cualidades o desarrollar tu  habilidad de dar lo mejor de ti en lo que quieras realizar, con el Método  Grinberg te enfrentarás a retos como:

 

  • Parar rutinas que dificultan la realización de tus deseos

  • Escoger relacionarte de forma diferente con los elementos que aparecen con cada cambio en la vida

  • Ejercer tu libertad personal

 

El Método Grinberg se articula en base a estos retos y a otros  conceptos básicos. Éstos aparecen en cualquier tipo de aprendizaje ofrecido por el método.

 

Conceptos básicos del Método Grinberg

 

Parar lo que te limita – Romper patrones

A lo largo de nuestra vida aprendemos a responder de una manera similar ante ciertas situaciones. Al repetir estas respuestas, desarrollamos patrones de movimiento, pensamiento, emoción y comportamiento. Estos patrones nos distancian de nuestro cuerpo, causando dolor e incomodidad y generando estados de ánimo recurrentes que disminuyen nuestra experiencia de la vida. Nos llevan a una manera automática y rutinaria de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás. El Método Grinberg destaca que las claves esenciales para conseguir cualquier cambio o logro son la voluntad y la habilidad para parar hábitos – que de otro modo nos limitarían. Como a menudo experimentamos nuestros hábitos como “así somos”, romperlos representa un reto.

 

Aprender una aproximación diferente

El miedo, el dolor y los sentimientos no deseados son elementos que aparecen normalmente en la vida. Hoy en día los podemos encontrar en diferentes niveles de intensidad con cualquier esfuerzo que realicemos para crear un cambio o conseguir un objetivo. Normalmente los percibimos como obstáculos y continuamos relacionándonos con ellos como hicimos en el pasado: sobreponiéndonos, ignorándolos, evitándolos, sintiéndonos abrumados por ellos. El Método Grinberg ofrece una nueva aproximación. Aquí hay algunos ejemplos de lo que se podría enseñar y experimentar a través del cuerpo:

 

Miedo

  • No mirarlo como a un enemigo

  • Dejarlo fluir en el cuerpo de manera que nos fortalezca en lugar de paralizarnos

  • No reducir nuestras opciones como una manera de evitarlo

 

Historia personal

  • Recobrar cualidades que hemos perdido en nuestro pasado Asegurarnos de que no se repite

  • No permitir que conclusiones del pasado nos definan hoy en día

  • No dejar que la historia dicte el futuro

 

Dolor

  • Permitirlo de manera que podamos soltarlo

  • No resistirnos, ya que ésto lo hace todavía más fuerte

  • Notar que no es más fuerte que nosotros – no hay necesidad de colapsarse o abandona

 

Experimentarlo en nuestro cuerpo en vez de intentar tratarlo mediante un continuo diálogo en nuestra cabeza o hablando de él con otras personas

 

Sobre el cuerpo

  • Dejar que nuestra habilidad de percibir a través del cuerpo enriquezca nuestras experiencias

  • El cuerpo puede curarse de un modo óptimo si se crean las condiciones adecuadas – atención, relajación y libre circulación del flujo del miedo y el dolor permiten su fortalecimiento

  • La diferencia existente en las situaciones cuando son experimentadas a través del cuerpo o desde la cabeza

 

Sobre la voluntad

  • En cada momento podemos empezar a utilizar nuestra voluntad

  • Es como un músculo – cuanto más la entrenamos, más fuerte se vuelve

  • La necesitamos para conseguir lo que queremos

  • Cuando no contradecimos nuestras intenciones, obtenemos una voluntad más firme

  • Al ejercitar nuestra voluntad con todo el cuerpo, incrementamos las oportunidades de que nuestras intenciones se cumplan

 

Libertad personal – Escoger quién y cómo ser

Aunque a veces percibimos la vida como algo que nos sucede o que está fuera de nuestro control, hay cosas en ella que pueden detenerse y otras nuevas que pueden iniciarse. Incluso cuando las circunstancias no se puedan cambiar, todavía podemos escoger quién y cómo ser dentro de una situación. Reconocerlo y actuar a partir de aquí nos permite ejercer nuestra libertad personal.