© 2023 by Alison Knight. Proudly created with Wix.com

 

Sobre nutrición Macrobiótica

El enfoque Macrobiótico para la salud surge en Asia tras miles de años de experiencia, observación e investigación. La medicina del lejano Oriente entiende que el cuerpo es un organismo que tiene la capacidad de curarse por sí mismo cuando es tratado de forma correcta. Está diseñado de forma natural para conseguir un equilibrio especial, denominado homeostasis por los científicos de occidente. La macrobiótica se encarga más de estimular el deseo natural del cuerpo por sentirse bien y de la capacidad que tiene de curarse por sí mismo, que en combatir los síntomas de la enfermedad. En este proceso de curación autogenerada cada aspecto de la vida tiene mucho que ver. El tipo de actividad física, el estado emocional, las relaciones familiares y la actitud espiritual son ejemplos de estos aspectos que influyen en el proceso de curación. 

La dieta juega un papel esencial si deseamos tener una buena calidad de sangre y se puede controlar fácilmente. La Macrobiótica se ha visto íntimamente relacionada con el uso de una dieta para establecer y mantener la salud así como con las últimas tendencias relacionadas con la prevención de enfermedades. Los principios de la dieta Macrobiótica están también en línea con los requerimientos nutricionales prescritos por la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones gubernamentales. Está asociada con la idea moderna de que hay que comer de forma que se reduzcan al máximo las grasas saturadas, los azúcares simples, los carbohidratos refinados y la proteína de origen animal, y sugiere proporcionar las calorías adecuadas, grasas insaturadas, proteína de origen vegetal y el consumo de fibra, minerales y vitaminas. 

La filosofía del Yin y el Yang se suele utilizar para clasificar los alimentos de acuerdo con sus patrones de crecimiento y la estación del año en que se desarrollan, el modo en el que nutre al cuerpo, el medio en el que han crecido y el estado en el que queda una vez cocinada. Esta comprensión sobre la comida mejora el análisis nutricional moderno y permite un enfoque más creativo a la hora de elegir los alimentos. Es este método dinámico de clasificación lo que hace de la Macrobiótica algo único. Este sistema tiene la flexibilidad de adecuarse a las necesidades personales en función de la edad, sexo, actividad, el medio que le rodea o la condición física. 

 

Las claves para tener una buena alimentación es que los alimentos estén preparados de forma correcta, que estén deliciosos y que cubran las necesidades nutricionales. Cocinar bien es una parte muy importante del estilo de vida macrobiótico. La cocina no sólo debe tener en cuenta el sabor y la presentación. Cocinar bien implica que se debe mejorar al máximo la digestión de la comida. Aunque algunos nutrientes se pierden al cocinar, muchos alimentos no se digieren bien si no están cocinados correctamente. Cocinar de forma macrobiótica asegura que el alimento que se ha elegido se utiliza nutricionalmente de forma óptima.

 

En los retiros que ofrezco incluimos este tipo de alimentación y también puedes pedir una consulta personalizada. 

Si no estás acostumbrado a cocinar de esta forma sería interesante realizar algunas clases de cocina macrobiótica, bien clases privadas o bien siguiendo algunos de los cursos online que ofrezco en esta web.

Texto basado en texto de Daniel Mayor - ESMACA